Alberto Ricca: Jóven mecánico de motos con 58 años de experiencia.

Gente

Hoy, un mecánico de motos como los de ayer.

Tiempo pasado no fue mejor. Tampoco peor. Frases hechas que depende quién las diga. Otras épocas, otros parámetros. Hay lugares donde se ha involucionado…mientras otros nos parecen ciencia ficción, pero no son ficción.

Alberto Ricca tiene 64 años y es mecánico de motos. Comenzó a los 8 años a trabajar en un taller en Buenos Aires, o sea, 56 años de experiencia. Le gustan las motos clásicas, pero se maravilla con los sensores, los chips, la programación de las motos más nuevas.

Alberto puede dibujar de memoria varios motores. Cuando se le pregunta, cierra los ojos un momento y contesta qué motores tiene en la cabeza y cuáles no. Es un perfeccionista nato. Tiene la escuela de lo milimétrico, de lo exacto: es que maneja un torno desde pequeño. Eso es una ventaja.

En épocas de muchos improvisados o gente que sólo cambia piezas hasta dar con lo que está mal, Alberto encara un problema, quizás sin saberlo, de forma científica:  Detecta el problema, lo describe, analiza la causa, busca opciones de solución, decide por una y ejecuta. Son seis pasos lógicos, esenciales. Parece fácil. No lo es. Hay que tener conocimientos para eso.  Y honestidad, acompañada de la imprescindible curiosidad.

Muchos años de trabajo

Volvemos a su historial: A los 8 años encontró una Vespa 150 abandonada en el taller donde trabajaba. Terminó de armarla a los 10. Alcanzó a dar un par de vueltas hasta que sus padres, horrorizados, se lo prohibieron. Alos 13 ya competía con una Siambretta modificada. Un maestro – quién no tuvo uno- le enseñó los secretos de la mecánica de las grandes motos inglesas. Estudió mecánica e hizo todos los cursos que pudo. Compró herramientas. Siguió corriendo en motos y en autos. Acumulando conocimientos.

Hizo pistas de motocross. Preparó la moto del gran Claudio Pesce. Sigue en moto. Enduro con dos y cuatro tiempos, viajes, encuentros con trail y cuando puede, pruebas con motos de pista. Se entusiasma con la restauración de una Matchless 500 de 1948. Según dice, la única que se está restaurando en Argentina. Hasta hace con su torno las piezas y tornillos que no consigue, al milímetro, con las mismas curvas y pequeños detalles originales.

Por último, además de tener la humildad de los que saben de verdad, sabe que continúa aprendiendo todos los días y como todo grande, comparte ese conocimiento.

Acerca de Editor 67 Articles
La moto ya no es sólo un medio para ir o venir. Surgió una cultura a su alrededor. Somos gente que ama las motos y esa cultura. Tenemos años y kilómetros -tiempo y distancia- sobre todo tipo de motos. Seguimos aprendiendo de mujeres y hombres que tienen sus experiencias únicas. Esperamos informar, entretener y formar acerca de esta cultura.