Caferacer: la música como reloj

Había una vez…

La moto que renace una y otra vez

Caferacer: la música como reloj. Nos referimos a esas motos, que junto a los Rockers conduciéndolas, hicieron historia con sus enfrentamientos con los Mods y sus scooters, formando una subcultura. Pero eso lo contamos hace un tiempo aquí.

Hoy estamos con esta serie de notas para aclarar, moto por moto, de qué se trata cada una. Comenzamos con las Scramblers, ahora seguimos con las Caferacers…y así seguiremos con todas, para que sepamos de qué se habla cuando se habla.

Hacía menos de 10 años había terminado la Segunda Guerra Mundial. Londres estaba en reconstrucción y recién comenzaba a verse un atisbo de recuperación económica en cuanto al consumo. Los mayores se compraban autos. los jóvenes, por llevar la contra nomás o por verdadero gusto, optaban por las motos. Y por cuáles  se inclinaban? Por las que veían en películas como The Wild One (El Salvaje) y por las que corrían en la Isla de Man.

Entonces predominaba la imagen del motociclista salvaje, rudo, macho. Como el personaje que encarnaba Marlon Brando en la mencionada película. Mucho cuero, jeans, botas, rock y manchas de aceite ( de ahí el apodo de «greasers»).

Y lo del café? Y lo de la música como reloj?

La leyenda dice que se ponía un disco en un Jukebox, Rockola o lo que hubiera y se partía en la moto desde un café hasta otro y se debía volver antes que termine el tema. No valían los pendrive ni Spotify porque todavía no existían.
Decimos leyenda porque un tema duraba un promedio de tres minutos, entonces había que ir muy rápido o muy cerca. Si sacamos cuentas, a 90 kilómetros por hora se pueden hacer 4,5 kilómetros en lo que dura un tema.  Caferacer: la música como reloj.

Los rockers se entretenían entonces viendo cómo hacer que sus motos sean más veloces. Cómo lo hacían? Quitándole peso, poniéndole un manillar deportivo bien bajo, tanques de combustibles largos donde se podían recostar, estribos retrasados, un asiento con joroba y a meter mano en la mecánica.

Inglaterra tiene caminos con muchas curvas, no tan extensos, para motos ágiles, livianas y rápidas. Esa es una de las diferencias que veremos más adelante en la evolución de las motos en Estados Unidos, con caminos con rectas interminables.

Se llegó a crear motos con marcas que no existieron como tales, pero que sí existieron como motos hechas con diferentes partes de distintas marcas. Un chasis era bueno y se le colocaba el motor de otra moto. Así nacieron las Triton (Triumph+Norton), Norvin (Norton+Vincent) o Tribsa (Triumph+BSA).

Los lugares emblemáticos que luego fueron y son  íconos: El Ace Cafe, Club 59 y otros.

Y hoy la tradición continúa

Rockers y Mods, hoy

Hoy todo evolucionó. Se convive perfectamente con otro tipo de motociclistas. Las motos y el equipamiento son mucho más seguros, y las hay de todas las marcas y de muchos países. El estilo está en todo el mundo. Las mujeres y los hombres comparten por igual el gusto por este estilo de moto y de vida.
Eso sí, por favor, no comiencen su caferacer con la sierra o el taladro. Piensen, dibujen y miren antes de comenzar a cortar caños…Como todo, hay una técnica, un conocimiento. El resultado puede ser muy bueno. O no. Este video quizás ayude…

 

 

 

 

 

 

Museo Caferacer

 

 

 

 

 

 

 

 

Caferacer ya no como moda, es un estilo
Acerca de Editor 85 Articles
La moto ya no es sólo un medio para ir o venir. Surgió una cultura a su alrededor. Somos gente que ama las motos y esa cultura. Tenemos años y kilómetros -tiempo y distancia- sobre todo tipo de motos. Seguimos aprendiendo de mujeres y hombres que tienen sus experiencias únicas. Esperamos informar, entretener y formar acerca de esta cultura.