Cuando los caminos se cruzan

Detrás de un bastón por medio mundo

Becky y Shawn estaban a un costado en la reunión. Miraban atentos y disfrutaban ver a todas esas mujeres motociclistas que festejaban la llegada a Mendoza del bastón del WRWR2019 que venía de Chile.

Caía la tarde y comenzaba el agasajo del WRWR Argentina. Foto de la cuenta de Facebook de Becky y Shawn.

Perfil bajo, pero de buena onda. Estaban por irse cuando, por fin, alguien se les acercó y se dio cuenta que esta pareja de motociclistas venía de muy lejos. Comenzaron las preguntas.

Son una pareja de Canadá, de la zona de la Columbia Británica, de la ciudad de Calgary.

Comenzaron a andar en moto desde hace mucho tiempo, con sus historias personales, como todos. Becky se autodenomina como aventurera y especialista en navegación. Shawn es mecánico y fotógrafo…

Esos caminos invisibles

Becky y Shawn en sus motos. Foto de la cuenta de Facebook de ambos.

Hay caminos que se cruzan, ya se trate de gente, hechos o cosas, de formas misteriosas, inexplicables. Aunque esto suceda en algo tan grande como lo es todo el planeta.

De la misma forma, hay gente, hechos y cosas que no pueden encontrarse en espacios más reducidos, incluso en una habitación. Es la misteriosa y maravillosa forma en que suceden algunas las cosas en este mundo.

 

El viaje soñado. Foto de Facebook.

Becky y Shawn vienen de un largo viaje por el mundo en sus motos. Cuando se enteraron del WRWR 2019 querían llegar a encontrarse con el bastón que está dando la vuelta al mundo. Después de todo, tanto la pareja como el bastón estaban haciendo lo mismo.

Pero los caminos no se cruzaban. A veces parecía que el bastón era algo que se les escapaba de las manos por poco, ya sea en tiempo o en espacio.

El viaje de esta simpática pareja comenzó en Australia, el 3 de mayo. Cruzaron el país-continente en 80 días, recorriendo 11900 kilómetros. Luego siguieron con Asia. Rodaron 10200 kilómetros cruzando 6 países. El siguiente paso es América del Sur. Llegaron desde Nepal a Brasil y hasta que supimos de ellos, en la recepción del WRWR en Mendoza, llevaban 5400 kilómetros en sus motos. Todo lo cuentan en su sitio y en otras redes.

¿Sumamos? Unos 27500 kilómetros recorridos. Como decíamos, querían encontrarse con el bastón que se escapaba. Especialmente Becky, como mujer motociclista y todo lo que significaba el WRWR. En Malasia estuvieron a punto de encontrarlo. No pudo ser. Los caminos en moto no se cruzaron.

Pero a veces…

Estaban en Mendoza para cruzar a Chile y continuar el viaje. Se enteraron de que ese día, el 29 de noviembre, el bastón llegaría desde Chile justamente, en sentido contrario a su viaje.

78761033_10162668538865274_5187624897844609024_n
78762791_10162668538915274_3346514474092724224_n

Supieron de casualidad  que a la noche siguiente se haría una recepción, un agasajo, una excusa para conocer las caras debajo de los cascos de tantas mujeres. Asistieron. Con mucho respeto, casi tímidamente, miraban desde un costado, como decíamos al principio.

La buena voluntad de algunas de las chicas hizo que se acercaran, que vieran finalmente al codiciado bastón y que la firma de Becky Warkentin quedara estampada junto a las firmas de las participantes. Lo deseaba, se le notaba en la cara. Lo merecía, había hecho tantos kilómetros en su moto…

Habría mucho para contar del viaje de Becky y Shawn, pero eso lo haremos luego.

Hoy sólo se trataba de contar una historia de los caminos en moto que se cruzan.