Gastón Rahier: el pequeño gigante del Dakar en Suzuki DR800

Plena época de transición entre las mono y las bicilíndricas en el París Dakar.

Historias del Dakar. De motos y personas…

Gastón Rahier, París – Dakar y Suzuki

El post comenzó como un adelanto de nota en Instagram dedicado a la Suzuki DR Big 800 que debutó en en entonces París-Dakar de 1988. Sin embargo, es inevitable desviar la mirada hacia Gastón Rahier, el piloto que la hizo debutar.

Es que el pequeño gran piloto Belga, nacido en 1947 y fallecido en 2005, fue un gigante piloto. Ya había ganado dos veces consecutivas este rally en 1984 y 1985, con BMW. Antes de eso, fue campeón mundial de Motocross en 125 tres años consecutivos: 1975, 76  y 77.

Gastón medía 1,64 mts de altura. Para partir, muchas veces debía poner primera, avanzar un poco y luego subirse. Eso, o darle arranque a patada a una BMW en medio de una duna, era un problema que Gastón sabía cómo sortear. Una vez arriba de la moto, ya era otra cosa.

Otra cosa: ganó su primer Dakar a los 37 años. Siguió con la Suzuki DR 800 con 41 años.

Una época de cambios

 

Como a tantos otros, le tocó un tiempo de transición. Si bien con la bicilíndrica BMW ganó, tres años después seguiría comptiendo contra las antiguas Honda XL, Yamaha XT y las Suzuki DR 600/650 monocilíndricas, pero se venía el cambio masivo hacia las bicilíndricas África Twin, Super Teneré y Cagiva Elephant.

La Suzuki DR800 Big en 1988 ya había sido lanzada al mercado como 750. Un cilindro enorme que quería combinar lo mejor de las monocilíndricas con lo nuevo de las de dos cilindros. Eran las épocas en que se veían más las publicidades de tabacaleras, así que veíamos las motos auspiciadas por Marlboro, Chesterfield, Lucky Strike o Gauloises. El diseño de la DR800 también llamaba la atención: su delantera tenía un aire a la exitosa Katana. Se dió el gusto de ganar en el Rally de los Faraones con la Suzuki, aunque tamién lo hizo antes con la BMW.

Una anécdota: en un reportaje de esos años, cuenta que la patada de arranque de las BMW estaba muy alta y que debido a su estatura, creía que luego de dos o tres caídas, le sería difícil volver a arrancarla. Los mecánicos de BMW le colocaron un motor de arranque.

Falleció de cáncer en 2005, a los 58 años. Aquí lo recordamos con algunas imágenes.