Las mejores escenas de motos en el cine

Las mejores escenas de motos en el cine (1)

Hace un año aproximadamente la compañía inglesa de seguros Lexham, especializada en motos, encargó un estudio acerca de las escenas icónicas de motos en el cine.

Todos sabemos que una empresa no es una entidad de beneficencia. Tampoco es el caso de una aseguradora. Sin embargo, es indudable que hay diferentes maneras de encarar los negocios. Hacer un estudio así implica recabar conocimientos que pueden llevar a transmitir mensajes que finalmente contribuyan a disminuir los accidentes en moto. Es aquí donde el negocio se engancha con beneficios reales para la gente común, que somos la mayoría.

Se eligieron 20 escenas como las mejores del cine hasta ahora, de las cuales nos ocuparemos de a una.

Algunas de las estadísticas que se obtuvieron fueron las siguientes:

. El efecto de una escena con una moto con buen ojo cinematográfico es muy fuerte.

. El 40% de los británicos creen que las escenas con motos en persecuciones o acrobacias mejoran una película.

. Por las escenas de motos en el tráiler, el 30% ha ido a ver una película.

. La moto que más le gusta ver a la gente en películas es la Harley Davidson.

. El 25% dijo que prefería ver una moto bien deportiva.

. El 23% manifestó que una escena con moto da más sensación de peligro.

. Otro 23% tiene o ha tenido una moto.

. El 14% dice que piensa comprar una moto.

. Como mejor escena, fue elegida la del salto de la Triumph TR6 Trophy en El Gran Escape.

Las conclusiones de la compañía aseguradora:

Es un buen espectáculo en el cine, pero hay que tener en cuenta que la realidad sobre una moto es bien diferente.

Hollywood no es la vida real. Hay que evitar tratar de imitar a héroes o dobles de riesgo y respetar las normas de seguridad.

O sea, no vale la pena tratar de recrear el salto del gran Steve McQueen. Lo más probable es que eso duela mucho.

Pequeños secretos

Los stunts en plena escena. (IMCDB)

Una de las 20 escenas elegidas es la de la persecución de Terminator 2: Judgment Day o El Juicio Final, de 1991. La escena es entre los robots y el perseguido John Connor.

Allí participan una pequeña Honda XR100, una Harley Davidson Fat Boy  FLSTF de 1990 y un camión que conduce el modelo más moderno de Terminator, que es el malo, que pasa de líquido a sólido cuando le conviene, conduce en otro momento una Kawasaki KZ1000 Police.

Aquí cae la Harley, ya están borrados los cables.(IMCDB)

En la escena vemos a la Harley de 320 kilos que desde un terraplén de casi 5 metros de altura vuela casi 25 metros. No. No es una moto de cross con una cáscara de plástico y suspensiones lo suficientemente largas como para soportar la caída.

El truco consistió en atar la moto con cables de acero a dos grúas que fueron tensados de tal forma que, al tocar el piso, la moto y el sunt tenían un peso de 80 kilos. Luego, en la edición digital se hicieron desaparecer los cables.

Todo esto porque el Terminator bueno, encarnado por Arnold Schwarzenegger, debía proteger a John Connor del nuevo modelo T-1000 de robot, que lo perseguía en un camión. Sorprendentemente, la pequeña Honda XR100 del joven Connor se aguantaba los empujones del camión del Terminator más nuevo y más insistidor que nunca.

El final de las motos

La Harley Davidson que usó Schwarzenegger se subastó en junio de 2018. Se vendió en 480 mil dólares. El odómetro marcaba sólo 392 millas, le faltaban los espejos y tenía un par de marcas en los guardabarros.

 

Terminator en su Harley mirando la Honda de John Connor

La Honda de John Connor fue subastada también. En diciembre de 2018 se vendió en 60 mil dólares. Le faltaba el acelerador y tenía bastante óxido.

La Kawasaki KZ1000 Police del T-1000, el Terminator que se volvía líquido, justamente se liquidó en 2016. No sabemos en qué precio, aunque se esperaban obtener entre 20 y 30 mil dólares. Estaba sin funcionar, con muchos kilómetros y varios detalles (ver fotos más abajo).

La gran escena que tuvo esta moto fue cuando el stunt tomó una carrera de unos 60 metros dentro de un edificio para atravesar una ventana y embestir a un helicóptero.

Alcanzó una velocidad de 50 kilómetros por hora, los vidrios estallaron, voló unos 10 metros y el T-1000 se colgó finalmente del helicóptero. Allí fue cuando el stunt, sostenido por un cable, cae sobre una plataforma acolchada. En la película lo vemos colgado a la nave.

Hasta aquí la historia de las escenas de motos de Terminator 2: The Judgment Day.

La Kawasaki KZ1000 Police. Esta moto se hizo famosa por la serie CHiPs.

Nos quedan todavía muchas escenas icónicas con motos en el cine para analizar. Terminarán todas en remates?

 

 

 

 

Saltando haciael helicóptero.

 

 

 

 

 

Otra vista del salto de la Kawasaki.

 

 

 

 

 

 

369a_845x485p
208946
208950