Marc Márquez, el físico y el motocross

Preparación física de un piloto de élite

Al terminar la temporada de carreras, comienza casi de inmediato la preparación física para el próximo año. O sea, a esta altura del año no todo es vacaciones. Se trata de entrenar duro. Todo lleva esfuerzo pero hay que lograr un equilibrio para evitar lesiones que pueden extenderse toda la temporada.

Lograr que entrenamiento sea sinónimo de diversión y no de aburrimiento.

Marc Márquez aconseja lo siguiente:

. Practicar motocross: te ayuda a reaccionar rápidamente. El motocross te ayuda a reaccionar rápidamente. Ante un bloqueo a alta velocidad la reacción debe ser rápida y enérgica. En otros momentos, hay que ser explosivo. El entrenamiento físico es importante en el gimnasio pero practicar motocross ayuda mucho.

Marc en el Campus de Allianz que ya realiza desde hace unos años

Marc suele dar clases de motocross auspiciados por Allianz a chicos de entre 10 y 13 años elegidos por él mismo.

. Practicar la concentración: Se necesita el 100% en las zonas peligrosas. No se puede mantener todo el tiempo, pero es sabido que hay en toda pista 3 ó 4 lugares donde es posible caer…pero además puede ocurrir en cualquier otro momento, con otros imprevistos. Si estás tensionado todo el tiempo, no te sentirás cómodo en la moto.

. Evita la rutina y diviértete: Se trata de encontrar el equilibrio. Ciclismo, correr y el gimnasio completa un buen entrenamiento. Si cambias el plan una semana, evitas que la mente entre en una rutina que luego termina aburriendo el cuerpo con repeticiones automáticas. Los cambios te divierten y al evitar la rutina, aumenta tu concentración.

. No levantes demasiado peso en el gimnasio: Solo lo necesario que se necesite para la moto. Más peso es más músculos, menos aerodinámica, más kilos y menos agilidad. No necesitas más fuerza que la necesaria.

. Cuida tus antebrazos: Es una zona delicada. No uses mucho peso allí porque puede causar el síndrome del túnel carpiano (dolor y adormecimiento del brazo, muñeca y algunos dedos), ya que por allí van los nervios, tendones y músculos que usamos para acelerar, frenar, apretar el embrague y sostener el manubrio. Hay que cuidarse de los movimientos repetitivos.

Aconsejamos, que previamente a toda actividad física, se lleven a cabo los exámenes físicos correspondientes y que el entrenamiento esté supervisado por profesionales.